Pide una cita previa vía con una/o de nuestras/os especialistas de viaje
Close
PRÓXIMAMENTE DISPONIBLE
Estamos trabajando en los últimos detalles para publicar próximamente este programa. Deja tu correo electrónico y te avisaremos cuando este disponible.
blog | xaluca tours
Las costumbres de la gastronomía marroquí

La cocina marroquí está marcada por esa mezcla de especias y hierbas que podemos encontrar en sus platos. La historia de Marruecos y sus colonizadores es la única forma en la que podemos entender como la comida de este país se ha convertido en lo que es hoy. Los bereberes, los árabes, los moros y los franceses; todos dejaron su huella con diferentes costumbres culinarias y culturales que hoy podemos apreciar en cada mordisco.
Muchos de los ingredientes que introdujeron en la cocina marroquí son hoy una parte integral de algunos de los platos más típicos. Los sabores y olores de Marruecos te harán querer probar cualquier comida.

Una comida marroquí suele comenzar por una serie de ensaladas caliente y/o frías, llamadas Zaaluk. Aquí tienes algunos ejemplos: ensalada de alcachofas con ajo, especias y limón en conserva, ensalada de lechuga romana y naranja o ensalada de espinacas con limón en conserva y aceitunas.

El plato principal es normalmente un tajine, cuscús o pastilla. La pastilla es una tarta que nace en Fez y combina elementos dulces y salados. Lleva capas de hojaldre con carne, condimentada con un relleno de almendras y especias. Por encima lleva azúcar glasé y un poco de canela. de cordero con dátiles de Medjool o pastilla de pato con albaricoque y piñones.


De postre es típico compartir un plato de fruta de temporada, y los dulces típicos del país, , surtido de pastas, milhojas, o bizcochos deliciosos. Los marroquís acostumbran a terminar siempre sus comidas con un vaso de té de menta dulce. Otros deliciosos platos que tienes que te animamos a probar antes de irte de Marruecos son estos:
Harira
una sopa de tomate, lentejas, garbanzos y en alguna ocasión algo de carne. Durante el mes del Ramadán el ayuno se rompe con un plato caliente de esta sopa.
Brocheta de carne
en muchos puestos ambulantes de todo el país, así como en los restaurantes típicos, encontrarás pinchos con carne de pollo o ternera cortada a daditos hecha a la brasa y acompañada de ensalada o patatas fritas.
Kefta marroquí
el kefta es carne picada con especias que se cocina tanto en tajín como a la brasa. Es un plato similar a las albóndigas pero menos redondeadas y muy común en todo el país.
Pan marroquí tradicional
por mucho que hablemos de los típicos platos….también necesitamos acompañarlos! En este caso hablamos del pan marroquí, llamado pan Khubz. Es un pan horneado sin levadura, por eso mantiene su forma plana y redondeada con poca miga y perfecto para que aguante más tiempo.


¡Prepara tu Tajine de Pollo al regresar a casa para recordar tu viaje por Marruecos!
El tajine es un recipiente típico de la cocina marroquí en el que los alimentos se cocinan al vapor, lo cual evita que se queden secos. Se trata de una cazuela tradicionalmente de barro que, de hecho, le da el nombre a la receta, tajine. Se trata de un recipiente con muy poco fondo y una tapa de forma cónica que permite conservar muy bien la temperatura, tanto durante como después de la cocción. El tajine de pollo es una de las recetas marroquíes más típicas. Además, está delicioso y ¡es muy fácil de hacer!

Ingredientes:
  • Verduras al gusto: 1 puerro, 1 cebolla, 2 zanahorias, 1 calabacín, 2 tomates, 2 pimientos verdes, etc.
  • 2 vasos de caldo de pollo
  • 2 cucharaditas de ras al hanut
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
Preparación:
1.Lava, pela y corta todos las verduras en trozos pequeños y procurando que sean más o menos del mismo tamaño

2. Prepara el pollo en cuadraditos.

3. Añade el aceite de oliva en el tajine y, cuando esté caliente, añade las verduras y cocínalas hasta que estén blandas. Después, agrega el pollo y, cuando empiece a dorarse, añade las especias.

4. Remueve bien para que los ingredientes queden bien impregnados de las especias.

5.Añade el caldo de pollo de manera que todos los ingredientes queden cubiertos.

6. Tapa el tajine, baja el fuego y deja que se cocine durante media hora.

¡Ya tienes tu tajine de pollo!